Acreditando

En la cola de la ventanilla:
-¿Me lo puede acreditar?
-¡Acreditar, acreditar…! ¡Siempre lo mismo! ¡Vamos a tener que acreditar hasta por ir a cagar!
-Eso por suerte o por desgracia no, pero las horas trabajadas sí. ¿Tiene aquí los documentos o sabe cómo conseguirlos?
-Pues no los tengo, ¿sabe? Y me da igual lo que diga usted, ¡en ese cartel pone que tengo derecho a cobrar! ¡Quiero mi dinero!
-Lo que usted no se ha leído es que pone “…tendrán derecho a cobrar en función de las horas trabajadas, debidamente acreditadas”. Es por eso que le estoy solicitado la debida acreditación.
-…FFFFUUUUUUUUU!!!!

Mientras tanto, en los sofás de la sala de espera:
-Je, je… otro listillo.
-Más gorrones cada día. ¿De dónde salen?
-Tenemos este sistema para dar garantías, no para que unos listos se aprovechen de él.
-Listillos ha habido y habrá, siempre. Por eso somos tan estrictas en las acreditaciones. Aquí el mayor delito es la falsedad documental.

Anuncios

Acerca de @transonlohk

Alegría para luchar, ¡organización para vencer!
Esta entrada fue publicada en Fragmentos y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s