Algunas acciones salen solas

Desde el kilómetro cero, en la zona de especial incidencia turística y comercial, es difícil sentir que estamos en la peor crisis de la historia de nuestra economía y que estamos a punto de ser intervenidas.

La proliferación de tiendas, de consumistas de apariencia adinerada, la presencia invisible de personas sin hogar que continuamente son apartadas fuera del campo de visión de las cámaras, el esfuerzo intenso de las trabajadoras municipales de limpieza por devolver a diario a la zona a un estado neutro sin rastro de actividad humana (y mucho menos reivindicativa)… todo ello construye una apariencia de calma que mantiene la ilusión de que en esta zona de paso nada malo puede suceder.

Supongo que es el estado necesario para poder dedicarse a gastar dinero en objetos innecesarios y servicios que humillan a quien los presta. Las enormes empresas que se han adueñado del barrio, expulsando a las vecinas, son implacables emitiendo sus burdos reclamos y convirtiendo las plazas en terrazas rimbombantes y escenarios propios de un parque de atracciones destinado al consumo irresponsable.

Eso durante el día.

De noche toda la zona es tomada por las vendedoras de cerveza ilegal, bajo la mirada impotente de algunos policías municipales que todavía creen que pueden hacer cumplir la ley en todos los casos, sin verse bloqueados por instrucciones de mandos politizados en contubernio con la tecnocracia económica corrupta que está desangrando de divisas nuestro Estado.

Y parece que sólo nos damos cuenta de que hay malestar cuando nos afecta a nosotras mismas o a alguien a quien queremos. Resulta entristecedor constatar las pocas ocasiones en que estos brotes de empatía florecen, aunque sea en breves espasmos, pues el grupo de personas que nos importan y por las que lucharíamos tiende a reducirse a un puñado que, además, está aislado del resto de grupos similares.

Es por eso que prolifera la sensación de que estamos solas y no podemos hacer nada contra “las fuerzas omnipotentes de ahí arriba”. La estatura de nuestra voluntad, en una acción colectiva, depende del número de personas con las cuales podamos sincronizarnos en un único cuerpo. Este número, de media, es desesperamtemente reducido.

No obstante, aún queda esperanza. A medida que algunas personas vamos auto-extrayéndonos de las zonas de influencia de esa cultura del aislamiento, vamos descubriendo el poder de la pertenencia al grupo desde una posición de igualdad, la única que permite un desarrollo total de la personalidad en integración natural con el resto.

Cada semana nos sentimos más abiertas a la escucha de la otra persona que está sentada a nuestro lado; y lo que antes eran ideas elitistas y excluyentes, basadas en un sentimiento de superioridad irreal y alienante, ahora se han transformado en conatos de empatía, en el constante descubrir que ella tiene los mismos problemas que yo, o similares, y que la causa de su sufrimiento está localizada en la misma región de la realidad hacia la cual se encamina mi lucha.

Y es de ese modo que nuestro avance tranquilo comienza a realizar la idea de que el cambio empieza por una misma. Lo que no nos dijeron es que el punto de masa crítica está cada día más cerca y que es imposible prever lo que sucederá cuando lo rocemos. ¿Se producirá un efecto escalar en nuestra evolución?

¿Cómo responder a la pregunta sobre qué fase de desarrollo de la entidad habitamos, ahora que ya estamos tan dentro de ella que a veces ni la percibimos?

Hace falta mucho más que un Grupo de Trabajo para indagar estas cuestiones…

Anuncios

Acerca de @transonlohk

Alegría para luchar, ¡organización para vencer!
Esta entrada fue publicada en Reflexiones y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s